Etiqueta: Redes

Dar el paso de compartir conocimiento a crearlo

Desde mi punto de vista sólo de puede tomar la decisión de compartir o proteger el conocimiento explícito, esté o no empaquetado y codificado en “buenas prácticas”. Mientras que un conjunto de personas se dediquen a compartir sus conocimientos seguirán en el paradigma del conocimiento propiedad. Sólo si se considera que el conocimiento es propiedad tiene sentido pensar que es posible protegerlo o compartirlo. En este paradigma tiene sentido la gestión del conocimiento como actividad en la que el conocimiento tácito es visto como un recurso a explicitar, ya que sólo tras ser explicitado es posible convertirlo en propiedad y explotarlo.

Que un conjunto de personas se conecten (da igual que sea en el mundo 2.0 o en 1.0) para generosa- o interesadamente compartir lo que saben no es ninguna tontería. Es una actividad necesaria para formular buenas prácticas replicables. Es también una actividad necesaria que humaniza un paradigma en el que todo, incluso las personas y el conocimiento tácito, es considerado un recurso a gestionar y explotar.

Como ya es sabido, soy un evangelista de la red como la configuración social en la que las personas adultas podemos ser plenamente humanos. Como escribí en otro sitio, la red es la única configuración en la que es posible brillar con luz propia al mismo tiempo que otros también lo hacen. (Gracias Nelson)

Para que una red de estas características emerja no es suficiente que un conjunto de personas se junten para generosamente compartir sus conocimientos. Hace falta dar un salto a otro paradigma complementario del anterior (que no suplementario) Es el paradigma del conocimiento distribuido, el el que el conocimiento no reside en nadie ni es propiedad de nadie sino que está distribuido y emerge en las conversaciones entre los conectados. El conocimiento que emerge en estas conversaciones es mayormente el tácito, sin tener relevancia si se pude explicitar, formalizar o explotar. La dinámica se caracteriza por la creación de conocimiento que permanece distribuido y tácito, es decir, por la creación de las condiciones necesarias para la innovación.

Todo intento de innovar sin cambiar mental- y funcionalmente al paradigma del conocimiento distribuido, estará abocado al fracaso. Y para cambiar de paradigma no basta con ser generoso y compartir las buenas prácticas que uno ha conseguido formular. No se puede al mismo tiempo formular buenas prácticas e innovar ya que las buenas prácticas son la formalización de aquello que ya se sabe funciona y la innovación es por definición algo nuevo que no se sabe si va a funcionar.

En la reunión de #redca en Girona vimos claramente este cambio en la diferencia entre el primer y segundo día. El primer día nos dedicamos a compartir nuestras buenas prácticas. Pero el segundo día cambiamos de paradigma y abrimos unas conversaciones a partir de las que emergió el conocimiento tácito y distribuido en la red. No lo hemos hablado, pero es mi convencimiento que la riqueza del conocimiento tácito distribuido que creamos en nuestras conversaciones es mucho más rico que el que formalizamos y que colgamos en la wiki de las jornadas (Gracias una vez más Mikel Rodríguez por el ingente trabajo de hacer la wiki)

Anuncios

Brillar con luz propia en red

Tuve el placer de pasar el jueves y viernes pasado en Girona con varios consultores artesanos de #redca. Allí estábamos  Alberto, Anna, Amalio, Asier, Manel, Miquel, Nacho, Jose Miguel, Jose Manuel, Silvia y yo. Eché de menos a algunos de los creadores de la Declaración de Consultoría Artesana que no pudieron venir: María Jesús,  Alfonso y Julen

Un conjunto de personas que funcionamos en red nos hemos configurado durante dos días en comunidad de práctica.  Hemos trabajado juntos aprendiendo de nuestros errores y celebrando los aciertos. Hemos partido de objetivos muy diversos y permitido que la convergencia en los resultados emergiera del trabajo, no del consenso. Hemos contribuido cada uno desde su experiencia y conocimientos sin diluirnos en un fondo común.

Para que esta fantástica experiencia fuera posible hemos tenido que contrarrestar la tendencia por defecto a configuranos en grupo o en jerarquía. El grupo, que en su lado luminoso nos ofrece identidad y pertenencia, en su lado oscuro nos exige homogeneidad y mediocridad. La jerarquía, que en su lado luminos nos ofrece orden y dirección, en su lado oscuro nos exige obediencia y sumisión.

 La única razón por la que las personas construimos grupos y jerarquías en las que dominan el lado oscuro es que estamos enfermos de grupitis y jerarquitis. Así nos han educado: a aceptar la mediocridad a cambio de ser arropados y la sumisión a cambio de seguridad. A lo que no nos han entrenado es a vivir con el vértigo que sentimos ante la autonomía y la responsabilidad absoluta, el “vértigo de la libertad” que escribía Kirkegaard.

La red es la configuración en la que somos plenamente humanos ya que hace posible que encontremos identidad y dirección sin renunciar un ápice a nuestra autonomía. La red es la única configuración en la que es posible brillar con luz propia al mismo tiempo que otros también lo hacen. (Gracias Nelson)

Participación en redes: el caso DIANOVA

Dentro de unas horas vuelo a Palma para trabajar con DIANOVA , una red establecida en 12 países de Europa y América, constituida por un conjunto de organizaciones independientes que desarrollan programas innovadores en las áreas de la prevención o tratamiento de las adicciones, de la educación y del desarrollo de los jóvenes.

Me han invitado a hablar sobre participación y a facilitar un proceso participativo pra trabajar algunos temas internos. El que me ha invitado es Rafael Goberna de Meditarráneo Consultores, del que ya he escrito en varias ocasiones en este blog. Me hace ilusión trabajar con esta red que hace un trabajo tan lleno de sentido.

Aún no tengo claras las Condiciones de Contorno que definen el espacio participativo. Lo cual no me preocupa mucho en este caso dado que DIANOVA se autodefine com una red. En las redes, las Condiciones de Contorno suelen ser consensuadas por los “conectados”, por lo que el trabajo de explicitarlas recae en los participantes. No es este el caso en las empresas o las organizaciones en las que hay una jerarquía que las define a priori. 

Tras mi conferencia, probablemente proponga trabajar con el método participativo Open Space, ya que es uno de los más abiertos y autoorganizados que hay. Aunque en el caso de DIANOVA estoy abierto a dejarme sorprender por el tipo de organización que esy a improvisar un método participativo a partir de lo que me encuentre en la sala.

Guerra de redes

Buscando material para el curso que estoy preparando para el Instituto de Empresa, he tropezado con un libro de la Armada de los Estados Unidos que se llama “La guerra centrada en las redes” (está solo en inglés “Network-Centered warfare”) publicado este enero. Hace años que leí el “Networks and Netwars” ( Redes y guerras de redes”) de John Arquilla . Este asesor de Donald Rumsfeld proponía en el 2001, refiriéndose a la re-organización del aparato militar de los EEUU:

La reestructuración (de nuestras fuerzas armadas) en redes nos llevaría de ser jerarquías que compiten unas con otras a ser redes que cooperan.

Mantengo aún profundas diferencias ideológicas y políticas con todo lo que Arquilla y Rumsfeld representan. Aún así, la lectura del libro de Arquilla en el 2001 fué el detonante de mi interés por las redes como forma de organización. La lectura de la entonces no tan abundante literatura sobre redes como forma de organización me inspiró a experimentar con diferentes formas de organizar reuniones y procesos de elaboración estratégica. Así, fuí perfilando lo que hoy es el núcleo de mi modelo de trabajo, en el que el interfaz entre las redes (por definición autoorganizadas y emergentes) y las jerarquías (por definición organizadas y planificadoras) es central.

Para mí, aquel trabajo que hice entonces está en la misma línea que el de los procesos participativos y la WEB 2.0 Descubrir este libro me hace ilusión y ya lo he pedido a ver qué de nuevo aportan los militares a este campo.