Etiqueta: Web 2.0 y Redes Sociales

La forma de organización en la que nos humanizamos es la red

Las personas florecemos en nuestra plena humanidad cuando tomamos decisiones propias, nos responsabilizamos de éstas y asumimos sus consecuencias.

Las redes son la forma de organización en la que las personas tenemos mayores posibilidades de ser humanos. Esto se debe a que la principal característica de una red es que emerge cuando dos o más personas deciden autónomamente conectarse en torno a un interés común. También es la única forma de organización que no sobrevive la falta de personas que ejercen su plena humanidad tal y como la he formulado arriba. Todas las demás formas de organización pueden sobrevivir aunque haya personas que renuncien a su humanidad plena dejando de tomar decisiones autónomas.

Los dos mecanismos más habituales a los que recurrimos en nuestra renuncia a nuestra humanidad son la grupitis (tendencia a amoldarnos a las normas del colectivo) y la jerarquitis (tendencia a obedecer y a amoldarnos a las expectativas de nuestros mayores).

El que una red desparezca porque las personas eligen autónomamente desconectarse, no es un problema. Es la naturaleza de las redes.  Lo preocupante es cuando una red deja de serlo porque una masa crítica de conectados empiezan a actuar desde la grupitis y la jerarquitis, desvirtuando así la red y disminuyendo su propia humanidad.

Esto es verdad en en el mundo 2.0 online y en de las relaciones 2.o en tiempo-espacio real, mundo éste en el que he desarrollado mi competencia profesional hasta ahora. Me ilusiona ir aprendiendo sobre el mundo 2.0 online, auqneu tengo que reconocer que mecuesta.

Anuncios

Desde GobCamp España 2010 – 2

Albert Sierra @asierra_re (twitter) nos cuenta cómo la Web 2.0  abre posibilidades inmensas para los museos. En

http://cultura.gencat.net/acceptacio/cultura/patrimoni/santcliment/index.htm 

y en

http://maps.google.es/maps/ms?ie=UTF8&hl=ca&t=p&msa=0&msid=115028261415891159518.000448a3bd0cac94740ef&source=embed&ll=42.041134,1.977539&spn=5.515187,13.216553&z=7

enseña alguna de las posibilidades que se abren para museos si dejan que los ciudadanos hagan fotos del patrimonio en alta resolución y las cuelguen en el website de la institución. Si abres la gigafoto de Sant Climent de Taull verás la resolución y los detalles que puedes ver al hacer zoom. Los archivos y depósitos del patrimonio ya no son privativos de las instituciones y los expertos.

Las resistencias institucionales son mayúsculas ya que creen perder el control y sus parcelitas de poder, pero no saben que hay mucha información en manos del público que no hay otra forma de acceder que por medio de la Web 2.0

El ancho de banda de las herramientas de colaboración virtual

Mi entrada en el debate sobre la colaboración virtual sobre el que he escrito en la entrada anterior es la siguiente ( me traduzco a mí mismo):

Mi experiencia es que se da un bucle reiterativo de feedback entre la herramienta y el proceso de colaboración. El proceso hace sus demandas de la herramienta y la herramienta impone sus condiciones al proceso. El problema es que la mayoría de las herramientas que conozco (y no soy experto) todavía les falta la flexibilidad necesaria para admitir todos los matices de un proceso colaborativo.

Entiendo el ancho de banda de una herramienta de colaboración virtual como la capacidad de transmitir todos los tipos de información (objetiva y subjetiva; cognitiva, emocional, corporal, etc.) por todos los canales que las personas podemos emitir y recibir. Si sigo con esta metáfora, la mayoría de las herramientas han dejado el estadio del modem y están en el del ADSL. Pero distan mucho de tenr el ancho de banda necesario para hacer de las reuniones virtuales una alternativa sin el apoyo de las presenciales.

Pero las cosas están mejorando y no me cabe duda de que en breve se acelerará el desarrollo de herramientas con el ancho de banda necesario.

Debate: ¿Que hace que la gente colabore virtualmente?

Eric Matas, Diseñador de entornos de aprendizaje virtual del Federal Reserve Bank de los EEUU (para ver algunos de los enlaces en esta entrada tendrás que hacerte miembro de Linked-In y saber inglés) ha iniciado un debate en Linked-In sobre lo que es necesario hacer para que la colaboración virtual funcione. Sus tesis iniciales, con las que estoy totalmente de acuerdo, son:

  1. La muy extendida noción de que la colaboración virtual surge de las herramientas/software sólo puede llevar al desencanto.
  2. Independientemente de lo buena que sea la herramienta de colaboración virtual que se use, no añade nada nuevo al equipo. Sólo potencia lo que ya haya en el equipo.
  3. Si hay confianza, se refuerza. Si, por las razones que sea hay desconfianza, también aumenta. Igual pasa com la competitividad, la generosidad, etc.

Pienso que al igual que en Facebook y otras Redes Sociales, la Colaboración Virtual en equipos invita a las personas a desvelar de sí mismos más que lo que desvelarían en reuniones presenciales en tiempo real. Todos sabemos esto y algunos han sufrido las consecuencias de su ingenuidad. Por lo tanto, la precaución a la hora de escribir o decir algo en una reunión virtual es grande, más grande cuando menor es la confianza entre los miembros y entre el equipo y su líder.

 Ralph Lippold escribe en el debate que más de una vez le ha pasado que lo que ha compartido en una wiki de equipo ha aparecido como propuesta de otro miembro que no ha respetado las reglas del juego. Desde mi punto de vista, una de la reglas dela wiki-etiqueta en las wikis de equipos es que, aparte de que se sepa quién ha propuesto qué, lo que se ha colgado deja inmediatamente de ser propiedad individual y es propiedad del equipo.

Holger Nauheimer, escribe en el debate que la Colaboración Virtual tiene grrandes similitudes con la presencial, pero que las reuniones difieren en su dinámica. No ofrece información sobre lo que las diferentes dinámicas implican, pero poneun enlace a su  Blog Radical Inclusion, en donde comparte la experiencia de la primera reunión presencial con su equipo tras los 9 primeros meses de reuniones virtuales. Abunda en la opinión de que el ingrediente principal para que La Colaboración Virtual funciones es la confianza e introduce una taxonomía interesante sobre distintos tipos de vías para crear confianza que usa en su equipo.

  1. La confianza afectiva es la que construimos con base a nuestras emociones. Holger dice que hay gente que es uy buena en esto, pero que él suele equivocarse por culpa de un alto nivel de hormonas y de pre-sunciones. (¡Ay cuanto me reconozco en eso!)
  2. La confianza cognitiva es la que proviene de la información objetiva que tenemos de lo que una persona ha hecho, de su carrera, de los logros y fracasos, etc.
  3. La confianza ágil (swift trust) sería según Holge la que se adquiere de la observación en tiempo real de los compartamientos de una persona, de la congruencia entre sus palabras y sus actos, de su toma de responsabilidad, etc.

Holger escribe que una de las razones por las que su equipo ha podido funcionar óptimamente es que comenzaron su andadura juntos participando en el taller “Real Time Collaboration Workshop” antes de constituirse en equipo. En este taller usaron, entre otras, Open Space Technology meeting, Mind Manager y las wiki.

Este taller me recuerda el proyecto que intenté poner en marcha en 1999 que consistía en talleres VAST (Virtual Awareness and Skills Training). Estos talleres tenía el objetivo de que las personas desarrollasen sus competencias virtuales y competencias multi. Este proyecto lo aparqué tras varios talleres piloto en la Universidad de Linköping (Suecia) porque no encontré quién lo financiara ni quién supiera lo bastante de las herramientas que había. Nadie creía en el proyecto ya que ni las herramientas estaban lo bastante desarrolladas ni estaba extendido como ahora el conocimiento de las pocas que había. Ahora se está produciendo la explosión que adiviné entonces. Alguna gente en España,  como por ejemplo Jaime Izquierdo de Competencias 2.0 ofrece entrenamientos similares, aunque desde otra perspectiva que la mía.

Otra aportación al debate es la de Suresh Fernado de Open Kollab que comparte el enlace a la wiki del proyecto en el que está trabajando “Capitalizando Confluencias Estratégicas” Suresh escribe que el paso que tiene ¡que dar un grupo de gente apasionada por la tarea común antes de empezar a colaborar no es fácil. Creo que no es fácil, pero que tampoco es difícil si se sabe cómo facilitarlo.

Por último quiero resaltar las aportaciones de Stephan Dorn, miembro del equipo Radical Inclusion, que incluye en su aportación la lista de condiciones que, según Elinor Ostrom premio Nobel de economía 2009,  los grupos de acción colectiva han de cumplir para tener éxito. No tengo tiempo de traducirla, pero su libro más influyente se llama ” Governing The Commons: The Evolution of Institutions for Collective Action” que no está traducido.

En resumen, un debate de lo más interesante con gente muy interesante.

E-movimientos o cómo los movimientos sociales aprenden a usar la web 2.0

Acaba de llegar a mi buzón el enlace a una presentación de Jens Hoff, Catedrático de Ciencias Políticas de la Universidad de Copenhague. La presentación trata de cómo los movimientos sociales están aprendiendo a usar la WEB 2.0 y aumentando así su impacto y la participación en la vida social. Muy interesante.

Para el que quiera leerla (lo siento, está en inglés) pincha aquí.

Participación Genuina y WEB 2.0

En este encuentro anual de DIANOVA International, los ponentes que han hablado eran especialistas en la WEB 2.0 en relación con el mundo de los negocios, de la educación, de las marcas, del liderazgo, etc.  También hablé yo sobre Participación Genuina y facilité una reunión con el método de Espacio Abierto (Open Space) en la que participaron todos los asistentes. El tema de la reunión era de lo más interesante:

Retos y oportunidades a la hora de que DIANOVA pase de ser un suministraor de servicios a también ser promotora del cambio social.

La reunión fué superinteresante y el input de los especialistas en WEB 2.0 importante para abrir los ojos de todos los de DIANOVA (y a mí) a las posibilidades de las nuevas tecnologías para promover el cambio social. El encuentro entre los especialistas en la participación virtual que la WEB 2.0 posibilita y la participación presencial a la que yo me dedico, ha sido muy fructífera y me ha abierto los ojos a nuevas posibilidades de interacción. 

Las conversaciones con ellos también me han corroborado lo que yo ya sospechaba: el cambio de paradigma que implica la WEB 2.0 yla Participación Genuina es el mismo. Los dos fenómenos ponen a personas, organizaciones y sociedades ante los mismos retos: confiar en las relaciones comerciales y laborales, soltar el control de muchas de las cosas que hasta hace poco se podía controlar, aceptar la complejidad como un hecho positivo en lugar de buscar la simplificación, abrirse a la diversidad, etc.

Algunas de las personas interesantes que andaban por allí y que se  dedican a la WEB 2.0: 

Magi Almirall en Dianova

Después de mí ha hablado Magi Almirall, Director del Departamento de Tecnología Educativa de la UOC Me ha encantado escucharle e inmediatamente he empezado a ver las sinergía que se podrían generar si combinásemos todo lo que él sabe sobre la educación virtual y lo que yo sé sobre la participación presencial. Vamos a cenar juntos  a seguir hablando. Pero antes de ir a la cena quiero compartir algunas de las cosas que ha dicho.

La UOC no es, como muchos piensan, una universidad a distancia. Desde la entrada de la WEB 2.o, la UOC se ha convertido en una universidad sin distancias. En un aula tradicional, la distancia que hay entre el profesor y los alumnos de la segunda fila es mayor que la que hay en las aulas WEB 2.o de la UOC entre un profesor y cualquier alumno, estén dnde estén físicamente en el mundo. Por no hablar de los de la última fila.

Además nos ha hablado el proceso que usan en su departamento para diseñar aulas WEB 2.0 enfocadas al usuario, es decir al alumno. Es un proceso altamente estructurado y al mismo tiempo muy dinámico y participativo. Me ha dejado impresionado.