Empresa del metal doblará a producción 2011 tras un proceso participativo

por Eugenio Moliní

En los últimos meses me han llegado varios encargos de empresas cuya situación es similar: han adecuado su funcionamiento a la crisis y ahora tienen un volumen de pedidos que no tienen capacidad de atender.

Estoy trabajando con una de ellas, y en esta primera fase mi encargo sigue dos líneas simultáneas de intervención:

  1. contribuir al que el equipo directivo de los pasos necesarios en su funcionamiento para que pueda gestionar un proceso de mejoras y cambios con el fin de doblar la capacidad de producción en lo que queda del 2011, sin perder en calidad.
  2. diseñar y facilitar el proceso participativo con el que se quiere involucrar a un microcosmos de la empresa al trabajo de formulación del plan de mejora y cambio.

El proceso hasta ahora va siendo un éxito en los dos frentes. Todavía es pronto para decir nada de la ejecución de este plan, pero lo que sí puedo decir es que el equipo directivo se ha dado cuenta de algunos de los “vicios” de funcionamiento que había desarrollado y sus miembros han empezado a corregirlos inmediatamente. La consecuencia es una mayor eficacia y eficiencia, así como un clima de mayor calidez en el equipo.

En el segundo frente, el proceso participativo, también van muy bien las cosas. En la primera reunión participativa trabajaron juntos unos cuarenta trabajadores, mandos intermedios y miembros del equipo directivo. El objetivo de la reunión, que se cumplió con creces, era dar la oportunidad a los presentes de que aportasen toda su sabiduría sobre los problemas que veían en su día a día, y que habría que atender si se quería haber doblado la producción en diciembre de este año. Y también, cómo no, aportar posibles soluciones a estos problemas.

La ingente cantidad de información y propuestas elaborada por los presentes fué también organizada en por ellos mismos en base a  cuatro criterios:

  1. Agrupadas por áreas y programas de intervención.
  2. Priorizadas según el impacto que tendrían en los plazos
  3. Priorizadas según el impacto que tendrían en la calidad, entendiendo la calidad en sus dos aspectos: producto y proceso de producción
  4. Priorizados según la rapidez y facilidad de implementación.

Todo esto se consiguió en una reunión de 4 horas. Para los que no estabais allí, la mejor forma de empaparos del entusiasmo y el compromiso con el que estas 40 personas trabajaron es mirar la filmación que hice con mi Iphone a la que accedes pinchando en este enlace: http://www.facebook.com/eugenio.molini/posts/1763045593381