2010: 21 años de consultor artesano y dos y medio en España

por Eugenio Moliní

Primer esbozo de mi estrategia de establecimiento en España. Hecho en junio del 2007, un año antes de venirme a vivir aquí. Se extiende desde entonces hasta enero del 2009 con alguna previsión y anotación hasta enero del 2010. Los cuadraditos rojos de abajo son los cinco escenarios posibles que entonces veía de la evolución de mis ingresos en España (aumentan de izq a dcha) y Suecia (disminuyen de izq a dcha) En retrospectiva parece que se está cumpliendo el cuarto escenario: la facturación en Suecia disminuye lentamente y en España aumenta lentamente. Los dos procesos se aceleran hacia el tercer año, para cruzarse las curvas a finales del 2011. En 12 meses lo veremos.

El primero de enero del 2011 hace 21 años que comencé mi carrera de consultor. Y hace dos años y medio que me vine a vivir a España tras treinta años en Suecia. Considero que hace dos años y medio que empecé desde cero con el capital de mi experiencia en un mercado totalmente nuevo en el que no me conocía absolutamente nadie. La valoración de este año 2010 se inscribe en este proceso de establecerme el mercado español, para mí aún exótico.

Hace un año, en la valoración anual “2009 año de siembra y boda” escribí:

El 2008 desbrozar. El 2009 sembrar. Y el 2010, va a ser año de cuidar los brotes, de regarlos y de quitar las malas yerbas para que no estorben su cecimiento. También he de tener paciencia para no caer en la tentación de recolectar antes de tiempo. Creo que para que lo sembrado madure habré de esperar al 2011 para recolectar.

Y tenía toda la razón. El 2010 ha sido un año de cuidar los brotes que han ido saliendo a partir de lo sembrado sin esperarme aún grandes resultados en términos económicos. También ha sido un año de seguir sembrando. Durante el año he perdido a veces de vista la estrategia a largo plazo que me había formulado, lo que me ha llevado ocasionalmente a desesperarme por no ver resultados más inmediatos.

Los resultados del año tanto económicamente como por categoría de proyectos y sentido de los mismos han sido mejores que los esperados, aunque no mejores que los deseados. Sigo con la “doble contabilidad” (la sueca y la española) ya que aún no puedo aplicar los mismos criterios para valorar lo que hago allí y lo que hago aquí. Si hacienda lee esto por favor entended que es doble contabilidad figurada, los libros están en regla y unificados 🙂

Algunos de los aspectos más interesantes del año son:

  1. La transición profesional. Es el año que he dado el paso de ser unívocamente consultor a ser también profesor. Esta transición no ha sido exenta de dudas y tribulaciones ya que me ha obligado a poner en cuestión un decisión que tomé en 1995, a los cinco años de empezar mi carrera como consultor. Sobre esta decisión escribí en febrero “el miedo del consultor proyectado en el cliente”. Sobre otras dudas y cavilaciones que esta transición me ha despertado he escrito en marzo “Desafíos de un consultor metido a profesor” y en mayo “No veo el bosque de puro árbol”.
  2. Los clientes de consultoría. Los trabajos de consultoría de cierta envergadura siguen sucediendo mayoritariamente en Suecia. Aquí en España no consigo aún establecerme como consultor, supongo que por la falta de contactos y la decisión de no hacer ningún tipo de venta activa. Los trabajos de consultoría que he hecho en Suecia han sido diseñando y facilitando procesos de cooperación multilateral internacional en temas medioambientales. En España he hecho cositas de menor envergadura como ayudar a un recién creado consorcio público-privado a formular sus valores corporativos o diseñar y facilitar el proceso por el que una serie de empresas TIC se fusionan para formar un grupo. En este último caso hemos creado alianzas de trabajo duraderas.
  3. Los clientes de formación. Cada vez más a menudo he trabajado en España con formaciones diseñadas ad-hoc para organizaciones o empresas específicas. Una de las más interesantes fue el taller que hice en La Caixa sobre la necesidad de participación genuina si lo que se quiere es el cambio sistémico en una organización. El Prezi que hice para la ocasión tiene el nombre de “el enfoque sistémico del cambio organizacional” Con varios de estos clientes se ha producido una sintonía especial que indudablemente llevarán a que trabajemos juntos en más ocasiones. En Suecia he recibido peticiones de formaciones diseñadas ad-hoc de la policía y de Ikea, sin que por ahora se hayan concretado las fechas aún.
  4. El libro. Este es el año en el que por fin me he puesto en serio a escribir el libro sobre participación genuina que llevo varios años gestando. La labor que más me está costando es des-enredar la red de experiencias y conceptos que tengo en mi mente-cuerpo para poder estructurarlas linearmente. Tengo que elegir muy bien cuáles conexiones cortar para que el contenido salga en la secuencia linear que un libro en papel requiere. Paralelamente estoy haciendo un Prezi sobre el contenido del libro ampliado. El Prezi será sin path ya que así conservan los contenidos el carácter multiconectado y en-redado que tiene mi experiencia. Habiéndome dado cuenta de que  lenguaje que a veces uso y de que la construcción de frases anglo-sajona-sueca con la que escribo hará el libro poco accesible, he buscado la ayuda de Txell Costa. Su entusiasmo por el proyecto y sus aportaciones técnicas están superando todas mis expectativas. El texto final será muchísimo mejor gracias a su involucración.
  5. La formación en Desarrollo de Organizaciones y Sistemas. Esta formación se va consolidando. Este año he impartido el módulo de gestión del cambio y resolución de conflictos a un grupo de 20 alumnos. Estoy más que satisfecho con los resultados y los alumnos están ya cosechando éxitos aplicando lo aprendido a sus proyectos. El 2011 pongo en marcha el módulo de “participación genuina e intervenciones estratégicas”, así como el de “transiciones profesionales y tareas con sentido”.
  6. El blog y mi presencia en la web. Aparte de los distintos sitios web que he tenido a lo largo de los años, el blog es la primera actividad intencional de tener un presencia activa en la web. El 6 de enero cumplo el año y medio desde que hice mi primera entrada. Estoy muy satisfecho con la cantidad de lectores que estoy teniendo. Por razones de tiempo material he tenido que reducir la frecuencia con la que escribo a una vez a la semana. A pesar de ello mantengo una línea clara: priorizar mis reflexiones sobre la participación genuina en entornos jerárquicos, grupales y en-redados (redes), así como sobre el rol del consultor como por ejemplo en esta entrada sobre “consultores mercenarios, consultores misionarios y consultores a secas”. Mi actividad en Twitter, Facebook y Linked-In es mucho más errática y sin estrategia. Personas más duchas que yo en esto de la web 2.0 me indican las muchas cosas que podría hacer para aumentar el impacto de mi blog y para medir el que realmente tengo. Aunque a veces me dejo llevar por sus propuestas, por lo general procuro mantener una línea acorde con el principio de que si escribo contenidos que aporten algo, la gente interesante lo encontrará. Esto es en parte  un valor mío y en parte una necesidad. Me queda una curiosidad que espero poder satisfacer durante el año que viene: ¿porque se escriben tan poquitos comentarios a mis entradas?
  7. Atractor. Quiero que Atractor se convierta en una plataforma al servicio de una red de consultores Atractores. El proyecto está un poco atascado por una complicación inesperada. Cuando hemos ido a un abogado (que fehacientemente comparte nuestros valores) para que nos formulase un contrato basado en la confianza para regular el trabajo en la red de Atractores nos ha dicho que los tres ámbitos legales aplicables a nuestro caso (el derecho mercantil, el civil y la defensa del consumidor) están basados en la desconfianza. Por lo tanto tenemos que formular un contrato informal asumiendo Atractor los riesgos al 100% ya que jurídicamente no existe la responsabilidad distribuida en red que andábamos buscando. Tampoco existen seguros de responsabilidad civil que sirvan para la figura de una red de consultores como la que quiero crear. Esto lo tenemos que solucionar con rapidez para que el proyecto no se convierta en un agujero negro.
  8. #Redca. A principios de año salió a la luz la Declaración de Consultoría Artesana, a la que me adherí inmediatamente. Era la primera vez en los 20 años que entonces llevaba de consultor que me sentía totalmente identificado con lo que un grupo de consultores proponía. ¡20 años haciendo consultoría artesanalmente y yo sin saberlo! El contacto con los en-redados, la reunión con ellos en junio en Girona y el que me hayan invitado a formar parte del grupo que hasta ahora incluía solamente a los originales, son hitos de este año. Lamento no poder participar en la reunión que va a haber este enero en Bilbao.
  9. La facturación. Mi facturación desde que me vine a vivir a España en junio del 2008 se ha mantenido constante. Desde luego que aún está muy por debajo de lo que facturaba cuando vivía y trabajaba solamente en Suecia (no, no quiero dar números aún) Dadas las circunstancias de crisis en España y el relativamente poco tiempo que llevo aquí (hasta hace un año no me conocía nadie) creo que puedo estar contento. Un dato interesante es que en el 2008 mi facturación en Suecia fue el 60% del total, en el 2009 el 30% y en este 2010 ha vuelta a ser el 60%. Tengo que repensar mi estrategia al respecto. Algunas observaciones:
    • Suecia salió de la crisis sin casi entrar en ella, mientras España no empieza a salir aún.
    • Mis honorarios en Suecia son el 30% más altos que los de España. Las cantidades totales por proyecto en España son muchísimo menores que en Suecia. He de añadir que los suecos pagan religiosamente a treinta días mientras que aquí en España a veces hasta a un año. Uno podría pensar que estoy pirado por haberme venido …
    • Tengo una muy buena reputación en Suecia, construida sólidamente tras 21 años de consultor sin otra estrategia de márketing que confiar en el boca-oreja motivado por e trabajo bien hecho. Mis clientes “van solos” en el sentido de que saben muy bien para lo que sirvo y para lo que no. Por lo general no suele pasar más de una semana desde que me llaman para preguntar si podemos trabajar en un proyecto y la firma del contrato. Aunque sean proyectos bien complejos no suelen surgir complicaciones, a no ser que reviente un volcán 🙂 Aquí en España me he de plantear si la estrategia de establecimiento que seguí en Suecia no es demasiado lenta para establecerme aquí. No tengo claro si, por acelerar el proceso de establecimiento en España me compensaría abandonar los valores en los que mi estrategia en Suecia se sustentaban (que no son otros que los de la consultoría artesana).
    • Por primera vez en mi carrera consultiva me he decidido a ofrecer formación también en Suecia sobre  participación genuina aplicada a la elaboración de estrategias organizacionales o empresariales. La oferta  está despertando gran interés. Entre mis alumnos se encuentran clientes antiguos y nuevos, así como otros consultores, una fue en su día mi profesora …

Afronto el 2011 con optimismo, aunque estratégicamente despistado. Tengo demasiados frentes abiertos. Pero creo que sería prematuro empezar a priorizar. No me asusta priorizar ya que en estos 21 años de consultoría artesana he hecho priorizaciones importantes cada tres años y  muy drásticas cada nueve. El 2011 seguirá siendo un año de dispersión, para comenzar la priorización y concentración después del verano. ¿Quizás cuando salga el libro?