Participación genuina en jerarquías, grupos y redes

por Eugenio Moliní

Hace unos días escribió Asier Gallastegi (@gallas73) un interesante post en su blog bajo el título de Participación, fácil o difícil. El post incorpora una interesante y creativa presentación ppt con el mismo nombre.  También Manel Muntada (@cumclavis) escribe en su blog una entrada muy interesante con el título de Participación, algunas advertencias. También Amalio Rey (@arey) ha escrito últimamente sobre participación genuina en varios de sus posts.

Me alegra mucho que personas a las que tengo tanta estima profesional y personal escriban sobre este tema, y que sus entradas despierten tanto interés por el mismo, ya que es el eje central de mi trabajo. Muchos de los temas que Asier, Manel, Amalio y sus comentaristas alumbran, son los que intenté recoger en noviembre del 2009 en un post tan largo que mereció una pestaña propia en este blog. La pestaña es la que se llama Preguntas más frecuentes en la que intenté responder a las inquietudes que mis clientes y alumnos han planteado a lo largo de los años.

Mi pensamiento en torno a estas cuestiones ha evolucionado desde entonces ya que una de las tareas que más me han ocupado durante este año ha sido la escritura de un libro sobre participación genuina en entornos jerárquicos. Si respondiese hoy a las “preguntas más frecuentes” cambiaría la terminología en algunos casos, pero mantendría los razonamientos que entonces hice.

Una impresión general que me llevo de todas estas conversaciones sobre el tema de la participación es que no siempre queda claro el contexto sobre o desde el que se hace una afirmación. Para mí ha sido muy útil diferenciar entre tres tipos de contextos a la hora de hablar de participación: los contextos jerárquicos, los contextos grupales y los contextos red.

Los contextos jerárquicos son todas las organizaciones y empresas. En estos contextos existe una instancia que tiene y a la que se la reconoce (aunque sea  a regañadientes) el poder formal de definir a priori una serie de cosas a la hora de poner en marcha un proceso participativo: la tarea, los invitados a participar, el nivel de participación al que se invita, etc.

Aquí el trabajo necesario para aumentar el nivel de participación genuina de los individuos tiene dos vertientes: a) apoyar a las personas con más poder formal en la jerarquía a disminuir su nivel de ansiedad ante el fantasma de la pérdida de control y/o poderb) apoyar a los individuos a curarse de su jerarquitis. Sobre esto he escrito mucho en este blog y es el tema del libro en el que estoy trabajando.

La razón del porqué  escribo más sobre contextos jerárquicos es que son los que pueden pagar mis honorarios. Las redes y los grupos no suelen tener el dinero, ni suelen ser conscientes del valor que mis servicios podrían añadir. Cuando trabajo en contextos red o grupales suelo hacerlo gratis o por unos honorarios bajísimos.

Los contextos grupales son aquellos en los que la participación tiene como tarea principal la permanentización del grupo como unidad de pertenencia e identidad. La pertenencia al grupo, las tradiciones y el lugar identitario que cada uno tiene en cada período vital (edad, género, …) definen a priori el lugar que cada uno tiene en la participación en la vida del grupo. Creo que no he escrito sobre esto en ninguna entrada, por lo que pondré algunos ejemplos:

– en todas las organizacionea del cono sur africano (y en menor medida en América Central)  era evidente que paralelamente a la jerarquía formal había una organización igual de fuerte en torno a aspectos identitarios que, si no se tenían en cuenta nunca podría salir adelante el proceso participativo formal que la jerarquía formal había puesto en marcha.

– la directora de la sucursal en Guatemala de una organización europea era la más capacitada y con más estudios. A sus espaldas, los empleados guatemaltecos  la nombraban “la indita” con paternalismo despectivo. El tema identitario impedía aquí cualquier participación genuina en el proceso participàtivo formal puesto en marcha por la jerarquía europea.

– el caso más sangrante es el de la organización europea con sucursal en Sudáfrica, que invitaba a participar a sus empleados locales y europeos sin antes haber trabajado algunas rutinas que aparentemente eran inofensivas, pero que en el contexto post-apartheid recreaban las dinámicas del apartheid.

– poner atención a los aspectos grupales es también muy relevante en los procesos de participación ciudadana en los que no sólo hay grupos de interés (propietarios, vecinos, comerciantes, …) sino también grupos identitarios (los de siempre, lors recién llegados, las minorías, los grupos étnicos, religiosos, …)

El estudio de la teoría de la interseccionalidad y de Amartya Sen son clave para todo aquel que quiera intervenir en estos contextos en los que los grupos como unidad de identidad son centrales. Para aumentar el nivel de participación genuina en estos contextos, la tarea principal es aumentar la conciencia de cómo las normas grupales impiden que los individuos brillen con luz propia y cómo rigidizan la adaptación del grupo a las cambiantes circunstancias externas, poneiendo en peligro la supervivencia de grupo como tal. Aquí tiene los individuos que desafiar su propia tendencia a la grupitis.

Los contextos red son los que emergen cuando varias personas se juntan en torno a un interés común y desaparecen cuando el interés desaparece. Sobre esto he escrito en Brillar con luz propia en red. Para mantener el alto nivel de participación genuina que caracteriza a las redes como forma de organización, mi tarea suele consistir en ayudar a los enredados a darse cuenta cuándo empiezan a desarrollar jerarquías y/o identidades grupales que les apartan del funcionamiento en red. Así podrán elegir si quieren seguir por ese camino o seguir siendo una red pura.

Hay muchas iniciativas que experimentan con distintos modelos para conseguir darle a una red algún tipo de continuidad sin peder el frescor y la espontaneidad de la participación genuina en su más lato nivel: la cocreación y la corresponsabilidad. Algunos de éstos son los que Julen Iturbe llama “Empresa Abierta”( ves a su blog, busca por las palabras empresa abierta o economía abierta y empápate). Por mi parte estoy trabajando en un experimento que consiste en convertir Atractor en una empresa que sea una plataforma de servicio para consultores que quieran trabajar en red. El trabajo está ya muy avanzado y espero poder escribir en este blog sobre los detalles en breve.

Desde luego que todos los contextos en los que trabajo con la metodología de la participación genuina son híbridos y tienen aspectos jerárquicos, grupales y red (en-redados). Pero la distinción es útil para diseñar intervenciones que atiendan a unos u otros específicamente. También es útil para hablar de participación en diferentes contextos.

En uno de mis primeros posts escribí una entrada bajo el nombre de Formas de organizar las cosas (y las personas) Trataba del desafío que supuso ordenar los más de 4.000 libros que salieron de las cajas de mudanza cuando me vine de Suecia. Los criterios de organización de las estanterías eran tres y se asemejan a los tres contextos de los que escribo en este post: jerarquía, identidad grupal y red/interés. Puede ser una lectura algo más amena que la de este post.