¡Dios que aburrido!

por Eugenio Moliní