Ningún plan sobrevive el contacto con la realidad

por Eugenio Moliní

Parecía que la conocida máxima de Moltke “ningún plan sobrevive el contacto con la realidad” no se iba a confirmar en esta reunión multi-partes para operacionalizar la Estrategia de Desarrollo Equilibrado y Sostenible para el Báltico que la Unión Europea ha formulado.  

Todo iba bien ya que el principio en torno al que las personas se organizan es su propio interés, y la recomendación era que vayan a las reuniones en las que puedan contribuir o aprender. La consigna es “si no aprendes ni contribuyes, usa los pies”. El diseño minimalista de la reunión permitía que los participantes dirigieran su interés a los aspectos de la estrategia que más les interesaban, por lo que las reuniones de trabajo de ayer estuvieron muy animadas y productivas.

Pero luego vino la nube de cenizas volcánicas de Eyjafjallajökul, que obligó a cerrar el espacio aéreo de todo el norte de Europa. Y el interés de los participantes cambió. Siguiendo su interés, los participantes están en este momento interesados en encontrar otras formas de llegar a casa. Hemos tenido que posponer la primera sesión de por la mañana para atender esta prioridad. Ya veremos si es posible retomar las reuniones de trabajo a media mañana. 

Esto podría ser interpretado como un fracaso de los principios de la auto-organización. Nada más lejos de la realidad. El diseño y facilitación de reuniones auto-organizadas se basa en la confianza absoluta en que todas las personas eligen lo que para ellas es importante en cada momento. Y esto es lo que han hecho. 

Lo que está claro es que, si quieres dedicarte a esto, tienes que estar speparado para ser sorprendìdo ya que ningún plan, por minimalista que sea, sobrevive el encuentro con la realidad.

Ya veremos cómo vuelvo a Girona yo. La alternativa de tren significa dos días y seis cambios de tren. Pero los trenes hacia Copenhague están llenos y además hay huelga de trenes en Francia.

Una curiosidad: el cuadro de Edward Munch “El grito”  está pintado en el puerto de Oslo y los colores rojos del cielo son los del amanecer que provocaron las cenizas del  Krakatoa cuando llegaron a Escandinavia.  Aún no, pero es posible que mi cara asemeje la del cuadro así esta tarde, cuando pueda dedicarme a buscar formas de volver a casa en Girona.

Otras entrdas sobre esta reunión sobre el Báltico:

2010/04/ 13  Rediseñano a última hora la reunión multi-partes sobre el Báltico

2010/04/12    Retirada antes de la acción

2010/02/24    IxVxP>R: preparando la conferencia sobre sustancias tóxicas en el Báltico

2010/02/23   Proyecto artesano 1.0 en marcha: reduccón de sustancias tóxicas en el Báltico