Plan de Negocio o Vocación con Plan

por Eugenio Moliní

Durante muchos años escuché a consultores (unos de pago y otros como colegas y amigos) que me decían una y otra vez que tenía que formular mi idea de negocio. Invertí ni se sabe la cantidad de dinero y tiempo en buscarla. Aprendí mucho durante ese período, conocimientos que me han venido bien en mi trabajo posterior. Pero también fué liberador el día que descubrí que aquellos cantos de sirena me estaban apartando de mi camino. 

La luz se hizo el día, hacia el 2002, que descubrí que no tengo un Plan de Negocio sino una Vocación con Plan. Descubrí que trabajo desde unos valores existenciales muy arraigados en mi historia y mi carácter. Descubrí que tengo la intención de poder vivir bien ejerciendo desde mi Vocación y siguiendo el Plan que me he marcado para seguirla. El día que descubrí eso cambió totalmente mi actitud en el trabajo y empecé, sin buscarlo, a tener un éxito satisfactorio.

El líneas maestras del plan que he seguido y sigo son:

– conseguir una alta integración entre mis valores existenciales, mi filosofía, mis teorías, mis métodos, mis técnicas y mi presencia.

– conseguir que todas mis competencias converjan en una oferta de servicios nítida y diferenciada de todo lo que hagan los demás.

– trabajar con proyectos que combinen la posibilidad de hacer el bien y de ganar dinero haciéndolo.

– confiar en que el trabajo bien hecho y la generosidad en el compartir mis conocimientos bastará para que lleguen a mí los clientes que quieren lo que ofrezco.