El ancho de banda de las herramientas de colaboración virtual

por Eugenio Moliní

Mi entrada en el debate sobre la colaboración virtual sobre el que he escrito en la entrada anterior es la siguiente ( me traduzco a mí mismo):

Mi experiencia es que se da un bucle reiterativo de feedback entre la herramienta y el proceso de colaboración. El proceso hace sus demandas de la herramienta y la herramienta impone sus condiciones al proceso. El problema es que la mayoría de las herramientas que conozco (y no soy experto) todavía les falta la flexibilidad necesaria para admitir todos los matices de un proceso colaborativo.

Entiendo el ancho de banda de una herramienta de colaboración virtual como la capacidad de transmitir todos los tipos de información (objetiva y subjetiva; cognitiva, emocional, corporal, etc.) por todos los canales que las personas podemos emitir y recibir. Si sigo con esta metáfora, la mayoría de las herramientas han dejado el estadio del modem y están en el del ADSL. Pero distan mucho de tenr el ancho de banda necesario para hacer de las reuniones virtuales una alternativa sin el apoyo de las presenciales.

Pero las cosas están mejorando y no me cabe duda de que en breve se acelerará el desarrollo de herramientas con el ancho de banda necesario.