Sabática – Haz un paréntesis en tu vida (2)

por Eugenio Moliní

Ayer tuve por fin ocasión de conocer a Meritxell Morera, Managing Director de Sabática, empresa de la que escribí anteriormente aquí. Aparte de que la empresa que se ha montado es innovadora, la historia de cómo se gestó el sueño de Sabática y ls pasos que ha ido dando para hacerlo realidad es impresionante. Es un ejemplo clarísimo de motivación sostenida durante los años que ha tardado en construir Sabática.

Aparte de enfrentarse a los mismo desafíos que cualquier otro emprendedor, su oferta va a contrapelo de dos tradiciones muy arraigadas en España: 

  1. La presión que las clases medias ejercen sobre sus hijos e hijas para que empiecen a estudiar en la universidad inmediatamente después de acabar el bachillerato. Esto implica que jóvenes de 18 años están tomado decisiones sobre su futuro profesional sin antes haber trabajado nunca. Yo creo que esta es una de las razones que contribuyen a que que el país en el que los jóvenes empiezan a estudiar en la universidad más pronto sea el mismo en el que hay más treintañeros viviendo aún con sus padres, pero esta discusión me llevaría por otros derroteros y la dejo para mejor ocasión. Yo soy partidario del modelo escandinavo, en el que los jóvener se toman unos años después del bachillerato para adquirir experiencia directa de lo que es trabajar y decidir lo que quieren hacer con su vida sin presión de sus familias ni del mercado laboral. Así estarán mucho más motivados a estudiar ya que están seguros de que la carrera que han elegido, la han elegido ellos mismos.
  2. La desconfianza que un vacío de varios años en el CV de un aspirante a un puesto de trabajo despierta en las personas que se dedican a la selección de personal. Si el aspirante cuenta en su CV que se ha dedicado durante esos años a el voluntariado, a el trabajo social o a adquirir experiencia laboral en trabajos poco cualificados, es probable que sus papeles acaben debajo de los de todos los demás. En este aspecto soy también partidario del modelo escandinavo, en el que toda experiencia cuenta, independientemente de si tiene relevancia directa para el puesto al que se aspira o no. Allí se entiende que para crear un clima de trabajo innovador hay que mezclar a gentes muy distintas, con experiencias muy diversas y que tengan la capacidad de cruzar límites culturales, disciplinarios, organizacionales, etc. Y esto le costará más a alguien que venga en línea recta desde la primaria hasta la universidad que a alguien que se ha permitido ver mundo y adquirir competencia multi antes de decidirse por lo que quiere ser de mayor🙂

Sabática llegue probablemente a ser una de esas empresas que abren las compuertas de una necesidad acumulada de la sociedad y l demanda de sus servicios será enorme. Darçán mucho más que hablar. Felicidades Meritxel y mis mejores deseos.