WEB 2.0: individuos, relaciones, comunidades y redes

por Eugenio Moliní

En el avión desde Estocolmo a Barcelona le estoy dando vueltas a lo que sigue.La responsabilidad reside en el individuo, que es un sistema de una persona.

  La relación responsable es lo que hay entre dos personas (diada). Si la relación es entre más personas pasa a ser un trío, un grupo pequeño o un grupo grande, sistemas todos estos que se rigen por otras normas que las diadas.

 En el equipo es donde la tarea se lleva a cabo. El tamaño idóneo para un equipo es de entre 6 y 8 personas. Más grande y el equipo deviene en grupo o comunidad, con lo que emergen otras necesidades, intereses y dinámicas.

 

En la comunidad es donde se mantienen los lazos fuertes y las relaciones de confianza. Se dice que a partir de las 150 personas – “número de Dunbar” – se hace imposible mantener relaciones de confianza sin formalizarlas en leyes, lo cual hace que deje de ser una comunidad y se convierta en una sociedad.

Parece ser que no existe un techo para lo grande que una sociedad puede llegar a ser. Los intentos de formalizar acuerdos globales sobre el movimiento de personas, servicios, bienes y dineros, el impuesto de Tobin, etc apuntan en esta dirección.

No he encontrado ningún estudio sobre el tamaño idóneo de las redes. Lo que sí se sabe es que las redes en su estado más puro emergen cuando un número (por ahora indefinido) de personas entran en contacto unas con otras en torno a intereses comunes, se comportan como un enjambre mientras la red está activa, y desaparecen cuando el interés está satisfecho. No sé si hay un número mínimo de personas por debajo del cual la dinámica de red no se produce. Tampoco he encontrado estudios que indiquen si hay un número máximo de personas que si se rebasa, deja la red de funcionar como tal. El que haya muchos sistemas que se llamen redes, pero que en realidad no lo son, complica la comprensión de esta dinámica característica de las redes y su estudio.

Todos los sistemas humanos de los que escrito arriba y el funcionamiento que he descrito se refiere al mundo real, de átomos y personas físicas.

La WEB 2.0 ofrece nuevas posibilidades en el mundo virtual: Redes Sociales, Comunidades Virtuales, Wikis, etc. Sin entrar en si es adecuado o no haber bautizado a estos fenómenos con los nombres de redes y comunidades, me pregunto si la WEB 2.0 cambia en algo los umbrales de tamaño de los sistemas en donde residen la responsabilidad, la relación, la tarea, la confianza, y los tamaños mínimo/máximo de una red, al ofrecer la posibilidad de que millones de personas se conecten unas con otras en el mundo virtual. A la ecuación hemos de añadir la teoría de los pequeños mundos, que dice que no hay más de seis saltos o grados de separación entre dos personas cualesquiera del mundo.

Quizás estemos ante fenómenos tan nuevos que no tenemos ni conceptos ni palabras para enterarnos. Como decía Gregory Bateson, hay diferencias tan grandes que están fuera de nuestra capacidad de darnos cuenta de su existencia. Desde luego que intuyo que entre todos estos fenómenos hay algo importante que se me escapa, algo fundamental y que me ronda, pero aún no veo.