We were there

por Eugenio Moliní

En la entrada de ayer escribí que sentía la necesidad de reconectar con el sentido de mi trabajo, mi vocación. Mahesh Upadhyaya (le puedes encontrar también aquí) aparece en mi vida cada vez que tengo necesidad de recordar lo que es importante en mi trabajo. Esta vez me ha mandado este enlace http://www.youtube.com/watch?v=Cjnyk06MZRY  Escuchar y ver este video es exactamente lo que necesitaba para reconectar.

Mahesh fué compañero mío de formación 1996  – 1997 en el programa IOSD. Vive en Ahmedabad, India y trabaja sobre todo con ONGs y Sindicatos. Una de las cuestiones en las que más trabaja es por la desaperición de la esclavitud encubierta y el trabajo de niños.

 La última vez que tuvimos contacto hasta esta mañana fué hace un par de años, cuando yo estaba dándole vueltas a la decisión de si atreverme a volver a España, con todo lo que implicaba de soltar mi actividad profesional en Suecia, en donde tenía (por suerte aún lo tengo) un prestigio reconocido, una cartera de clientes importante (que está disminuyendo a medida que pasa el tiempo desde que me fuí), trabajo en tres continentes (esos contactos no he podido/sabido mantenerlos activos desde España) y unos ingresos más que respetables (todo se andará). 

Estando yo en esa situación, Mahesh me encontró por Skype y me llamó. Compartiendo lo que habíamos vivido en los tres o cuantro años que habíamos pasado sin hablar, me contó que hacía seis meses se había encontrado en una crisis total personal, relacional y laboral. En su desesperación decidió seguir el camino del desapego, soltándolo todo y aceptando su su Karma. (Mahesh es un hindú secularizado que advierte a menudo sobre los peligros de lo que el llama el Hindufascismo)  El caso es que su Karma le llevó a pasar varias semanas viviendo en las aceras, sin un duro y sin nada que llevarse a la boca. Cuenta que tras varias semanas así tocó fondo y un día de frío y lluvia llegó a una profunda aceptaciäon y paz. Al día siguiente empezarona a cambiar las cosas a partir de un encuentro fortuito con un antiguo cliente. Desde entonces es más feliz que nunca, se han resuelto sus problemas familiares y profesionamente le va mejor que nunca.

Oírle contar su historia con la humildad con la que la contaba influyó mucho en que me atreviese a soltar Suecia y lanzarme a la aventura en las que estoy metido ahora. Y no puedo quejarme ya que todo va saliendo muy bien. 

Por cierto que las conversaciones más interesantes con Mahesh siempre han tenido que ver con la diferente perspectiva sobre la vida que supone el Karma hindú y el concepto cristiano de Culpa, y otros conceptos/emociones/fenómenos occidentales como la Vergüenza, la Responsabilidad, … y las consecuencias que éstas diferencias tienen para el trabajo de Consultor DOS.

Pues sí Mahesh, allí estábamos y en ello estamos. Aunque el paso siguiente, del que tanto hemos hablado, de trabajar desde la compasión, aún no lo vislumbro más que de vez en cuando.