Momento participativo existencial.

por Eugenio Moliní

Cada proceso participativo comienza a su manera y tiene sus propias condiciones de partida específicas. Pero todos los procesos participativos culminan en el mismo punto, lo que llamamos el momento participativo. Es el momento mágico en el que, al haber tenido la experiencia de colaboración genuina por primera vez, la vida de algunos de los participantes se transforma. La idea de que un mundo mejor es posible aquí y ahora se arraiga en su existencia irremediablemente. Comparto dos ejemplos que se han quedado grabados especialmente en mi memoria.

En la rueda final del “Primer foro de Medio Natural de Cataluña”, el más senior de los participantes,  se levanta y dice: “es la primera vez que estoy en una reunión con el enemigo y les veo las caras en lugar de los cogotes. Hoy se ha acabado la Guerra Civil para mí”

Estamos en la clausura de un proceso participativo impulsado por ASDI, la Agencia de Cooperación y Desarrollo sueca. Los participantes, de 20 países distintos y de varias agencias internacionales como el FMI y el Banco Mundial,  llevan dos días trabajando para elaborar una nueva estrategia de ayudas al tercer mundo a través de inversiones en el desarrollo de fuentes de energía renovables. Los participantes que lo deseen tiene la oportunidad de decir algo sobre su vivencia del proceso. Un alto funcionario del Ministerio del Petróleo y la Energía de un país del Asia Central dice como clausura: “No sé cómo voy a poder volver a trabajar en mi ministerio tras una experiencia democrática tan profunda.”

Son estos momentos en los que la existencia de algunos de los participantes cambia radicalmente los que dan el sentido másprofundo a mi trabajo.